¿Por qué nos cuesta lograr tanto nuestros OBJETIVOS?

No podemos ver fuera nada que antes no exista dentro de nosotros. Los científicos son muy buenos para esto, una vez que crean algo en su mente, lo crean en el mundo. Nosotros tenemos ideas en nuestra mente y sueños en nuestro corazón que convertimos en metas cuando determinamos realizarlos, pero ¿Por qué nos cuesta tanto lograr objetivos? ¿Por qué tenemos que luchar y luchar para conseguir lo que queremos? Uno de los principales motivos es porque venimos arrastrando una cultura donde se censura el placer y el bienestar mientras se glorifica la lucha y el sacrificio, haciendo que las personas creamos que sólo merecemos si nos sacrificamos. He escuchado a muchas mujeres quejándose y decir con orgullo cuanto se han sacrificado por sus esposos y su familia. En esto mucho tienen que ver las doctrinas religiosas más si venimos de un sistema familiar en el que se cree y se recrea el hecho de que somos los segundones de nuestra vida o que “el dinero cambia a las personas” de que “los ricos ya están completos” de que hay que “fijarse sólo metas alcanzables” de que “el que no tiene profesión no es nadie en la vida”que “la mujer cuando se casa es para ocuparse de su marido y de sus hijos únicamente” o que “es mejor malo conocido que bueno por conocer” probablemente el subconsciente esté truncando la evolución personal y la superación profesional y financiera.

PlenitudTotal

Todas estas creencias limitantes y pensamientos negativos nos hacen creer que no somos merecedores o que somos incapaces y por lo tanto, para conseguir el logro de nuestros objetivos debemos, prácticamente, dejar la vida en el proceso o mínimo descuidar la salud (que ya es bastante), cuando podemos vivir desde el bienestar y lograr nuestras metas personales y profesionales si cultivamos nuestro sentido de merecimiento, fe y confianza en sí mismos, con organización, constancia y pasión. Todo es proyección. ¿Sabes que tan sólo nuestra presencia es un regalo para el mundo? Llevamos en nuestro interior una parte de DIOS, estamos hechos con su esencia. ¿Crees que alguien tan bondadoso como ÉL o el creador en quien tu creas desea para los suyos sufrimiento? yo creo fielmente en que DIOS nos da el derecho y la responsabilidad de nuestro bienestar y realización. Sé que somos seres con el poder de ser y lograr lo que deseemos, pero como leí hace poco “Para crear, creer”


Recomendaciones para potenciar tu autoestima:
1. Respirar: La respiración, naturalmente nos conecta con la vida, pero también es conexión con lo Divino, con el presente y es capaz de calmar nuestras emociones, aquietar la mente, centrarnos y anclarnos a nuestro ser. Concéntrate en tu respiración hasta que estés más sereno, si estás ansioso o necesitas dar un paso importante. Existe una terapia a base de  respiración conectada  (el renacimiento) que no sólo es para potenciar tu autoestima, más representa un proceso profundo donde es esencial que cuentes con la guía y el apoyo de profesionales.
sintomas-de-estres-laboral
2. Planas: La práctica de las planas es algo que se ve mucho hoy en día, sin embargo, se sugiere entrenar con algún especialista y consultar la afirmación que se planifica hacer, ya que una mal estructurada puede causar el efecto contrario. Conozco dos versiones de planas, la de los 49 días por 49 lineas y la del vaciado (también aprendida en mis terapias de renacimiento cuántico), donde colocas, aparte de la columna para la afirmación, otra para vaciar todo lo que llega a tu mente en ese proceso. De este modo liberas lo negativo que puede estar bloqueando y llenas con lo positivo que fortalece tu autoestima te ayuda a avanzar. Yo lo aplico por recomendaciones de expertos desde hace cierto tiempo y puedo dar fe de su efectividad. Esto es trabajar con el subconsciente, la intención y la energía. Más es importante que si decides hacer la del vaciado busques apoyo en profesionales, pues requiere entrenamiento. Un ejemplo que puedes aplicar si deseas aumento de sueldo, es: “Yo, Pedro Pérez merezco mi aumento de sueldo. Lo agradezco y bendigo”
Plenitud Total
3. Repite esta afirmación varias veces al día. La idea no es que te conviertas en un robot programado, sino interiorizar el mensaje, sentirlo! hacerlo parte de ti!
4. Recuerda siempre que eres lo mejor que le ha pasado a tus padres. Aunque muchas personas no sepamos expresar o interpretar de la manera más sana el amor, puedo decir que los hijos somos lo mejor que les ha pasado a los padres ¡en la vida!
 Nota: Al terminar de escribir este artículo se lo leí a mi abuela y me mostró una gran enseñanza: “Cuando uno no cree en sí mismo, no cree en DIOS…” Ningún otro final hubiese sido mejor para este post.
Sanna Vanessa Saab Saab es colaboradora de Integrando La Vida